Hace unos días recibí la llamada de una señora,  con voz atenta me hizo una invitación a un evento previo al día de la Madre organizado por Quicentro Shopping (ver aquí),  sin entender bien de lo que se trataba agradecí la invitación y  me comentó que en unos días me enviaría mas información del tema.

Con  tantas cosas por hacer y los preparativos para el lanzamiento de Catelina se me había olvidado hasta que nuevamente recibí otra llamada de la misma señora por lo ofrecido, entonces  intercambiamos correos y finalmente entendí de lo que se trataba.

La cita era para participar en un conversatorio de madres denominado “Mamás & Algo Más”, ella sería la  “anfitriona” quien nos recibiría como en la sala de su casa (figurativamente),  en donde nos sentaríamos a conversar sobre una variedad de temas relacionados con el rol de madres, y como es que logramos combinarlo con los otros múltiples roles de nuestras vidas: esposas, hermanas, hijas, profesionales, emprendedoras, ejecutivas, docentes, etc.

El evento se llevaría a cabo en el  Patio de Comidas del Centro Comercial, sería una reunión agradable y las flamantes invitadas: Paola Andrade, abogada, madre, esposa, y actualmente Notaría 40;  Gabriela Gómez: Policía Nacional con grado de Coronel, madre, actualmente Directora Nacional de Migración; Ena Galletti, abogada, madre, esposa, emprendedora, gerenta de Galletti, Coffee Roasters (antes conocido como Café Galletti); y mi persona.

Cuando supe esto me pregunté una y otra vez ¿por qué tendría yo que estar ahí?,  para asegurarme le hice la pregunta a mi mamá ¿por qué me habrán invitado a mi?.  Bueno,  ya con la idea de que tenía que viajar a la ciudad de Quito desde Ibarra me apresuré haciendo las cosas pendientes para aprovechar el viaje, con la ayuda de mi mamá, las Marías (pronto las presentaré), empaquetamos la mercadería para la isla, subimos al auto y  ..¡¡uufff!!… el tiempo voló!.

viaje a quito

Escogí una blusa Catelina negra con bordado rojo sangre, de la última colección, un pantalón básico negro,  tacones que no los había usado en dos años (con el embarazo y maternidad me olvidé de ellos), en el camino me arreglé el cabello ligeramente, un poco de brillo en los labios y ya,  lista!.

Durante el viaje,  mientras mi hija se alimentaba en mi pecho,  pensaba en lo que posiblemente me preguntarían y lo que iba a contestar,  aunque aveces eso no sirve porque fluye la inspiración y la emoción del momento.

Finalmente llegamos,  bajamos todo el equipaje, nos dirigimos a la Isla, una que otra explicación a nuestra super vendedora, Miriam  (“hermosa”, pronto  la presentaré, con ella todo es posible, es quien mima a nuestros clientes).

Dejé a mi hija (Manuela, 17 meses)  en manos de su padre, y caminé por los pasillos de centro comercial hasta llegar al lugar indicado. Fui la primera en llegar, me recibió  María Sara,  la señora que les mencioné antes,  muy amable con su tono de voz inconfundible. Pronto llegaron las demás invitadas, unas damas muy agradables, elegantes, cultas. Empezaron a conversar importantes temas de política, la situación del país, el  rol de ser madres, los hijos,  les conté un poco de la historia del bordado a mano de Zuleta, en fin, rompiendo el hielo para el evento esperado.

Juntas salimos hasta el patio de comidas, desde lejos observé el lugar donde se llevaría a cabo tal conversatorio,  un pequeño pero acogedor e imponente escenario, y bueno  me pregunte en voz baja, ¡¡¿wou! ahí voy a estar yo?!’!. Aunque
todavía no sabía por qué yo debía estar ahí, pronto nos sentamos, presentaron el evento y empezaron las preguntas….

13214500_10208459360793064_1057605570_o

yhu diamadre-6

yhu diamadre-1

En resumen estas cuatro damas María Sara, Paola, Ena, Gabriela, con convicción de mujeres  trabajadoras, profesionales, maduras, muy inteligentes compartieron experiencias y consejos con mucho criterio de la vida. El factor común de las cinco,  me incluyo yo, fue el ser madres de hermosos hijos.
13113137_10208459360993069_1606575424_o

yhu diamadre-10

Por mi parte como mamá relativamente joven,  relaté mi hermosa vivencia durante veinte y seis meses desde que me sentí madre y como he podido distribuir mis energías entre el ser madre y nuestro proyecto Catelina.  Muy complacida de estar allí,  terminó el esperado evento y un día bastante ajetreado.

yhu diamadre-8 yhu diamadre-9 yhu diamadre-7

Cuando llegue a  casa en el silencio de la noche (sin el animo de cansarles), todavía me seguía preguntado porque estuve en ese escenario, felizmente entre mis pensamientos encontré la repuesta de mi presencia allí.

  • Esa tarde fui en representación de valientes mujeres, y madres trabajadoras que con aguja en mano apoyan el  hombro en sus hogares,
  • Mujeres que se olvidan de ellas mismas por dar a sus hijos lo mejor,
  • Aquellas que acuestan a sus hijos y recién empiezan la jornada de la noche,
  • Mujeres que cerca de una lámpara bordan con apuro cuando la luz del día se ha ido,
  • Mujeres que hacen los trabajos más sencillos pero quizá con mayor dedicación, porque viven de su  habilidad y no de los conocimientos adquiridos en una aula universitaria,
  • Aquellas que al salir de un trabajo de ocho horas, les espera la tarea del bordado para aumentar ingresos que siempre faltan,
  • Mujeres humildes que en sus rostros tienen las marcas del sol, del viento, de la lluvia, del campo.  

Estuve ahí representado a unas  superheroínas con los más sorprendentes  superpoderes. Gracias por la invitación, me sirvió para auto recordarme, que no estoy sola que junto a mi caminan grandes mujeres.
A ellas y a todas Feliz Día de las Madres,  Guerreras Por Naturaleza.


1
×
Hola
¿En qué podemos ayudarte?